Nuestro concepto de Bio-Interiorismo sigue la tendencia de la ecología, en la que estamos muy a favor, hemos querido diseñar espacios; creemos que convivir con la naturaleza en casa es la experiencia más saludable y acogedora, para ello hemos unido dos conceptos: bio (mejorar la calidad del aire y reducir el impacto de las compras de los muebles en el medio ambiente) e interiorismo (creando espacios racionales y acogedores).

Queremos ofrecer buenos espacios

No solo en decoración o distribución, sino también en lo intangible, en la sensación de bienestar.

Es importante poder bajar la guardia cuando entramos en nuestro hogar sabiendo que es un espacio saludable, agradable y confortable. Utilizando materiales naturales, reciclados, rápidamente renovables, con algún sello verde y con acabados seguros para nuestra salud, sobre todo no dañinos ni tóxicos. Un lugar que te hace sentir bien, este es nuestro objetivo.

Vivimos en un mundo cada vez más tecnológico y digital que parece que ha dado la espalda a la naturaleza, por este motivo des de hace varios años hay un resurgir del producto bio, ecológico y de proximidad, y nosotras llevamos este concepto a la hora de diseñar y escoger materiales para un espacio, sin dar la espalda a la tecnología.

No hace falta volver a la época pre-industrial, pero sí saber cómo tratar la tecnología, conociendo los peligros y las ventajas, racionalizándola, implantar algunas protecciones y asimilar algunos conceptos.

Nuestros proyectos de Bio-interiorismo están basamos en la salud.

Ya que sin salud el resto es insignificante, e intentamos aportar aspectos relacionados con la eficacia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior y una selección de materiales bio, y pretendemos que las estrategias de diseño sean lo más sustentables posibles.

A todas estas consideraciones se suma la creatividad y el diseño, pero la implantación de todo estos conceptos serán de mayor o menor medida, dependiendo del tipo de necesidad y requerimientos de nuestros clientes.

¿Nos estamos intoxicando en casa?

La respuesta mayoritariamente es SI.

Actualmente en la arquitectura e interiorismo se utilizan materiales con muchas prestaciones y con un coste bajo, pero la mayoría de ellos son perjudiciales para nuestra salud ¿y por qué se siguen utilizando? Quizá una buena respuesta es por la gran rentabilidad y porque hay empresas especializadas que tendrían que cerrar.

Es crucial que prestamos atención a los materiales que tenemos en casa, pinturas, alfombras, tapicerías,…ya que tienen un impacto muy grande en la calidad del aire que respiramos.

Un ejemplo, muchas personas le gusta el olor de coche nuevo ¿eres uno de ellas? Pues lo que gusta son los vapores de tóxicos de se liberan en el interior del vehículo ¿Aún te parece atractivo el olor?

Las pinturas de látex, madera contrachapada,… contienen formaldehido que emiten intoxicándonos el aire durante muchos años.

Por dónde empezar

Podemos quitar las cortinas, la tapicería del sofá, cortinas de baño de PVC, que liberan compuesto orgánico volátil que se evapora fácilmente y es dañino para la salud humana, ya que puede alterar el sistema hormonal.

Si se produce un incendio en un lugar interior el 75% de los casos de muerte se produce en inhalar un gas tóxico, el humo negro, el resto de muertes es por el fuego y quemaduras.

Es importante aparte de cambiar los materiales, distribuciones, muebles… cambiar de actitud respecto a los puntos nocivos de nuestros hogares. La popularidad de los productos eco en general está creciendo, la toxicidad debe ser un elemento importante, muebles de marera sostenible certificada, muebles hechos con materiales reciclados, bambú…

“Las personas sólo cambiamos de verdad cuando nos damos cuenta de las consecuencias de no hacerlo” Mario Alonso Puig

En los próximos artículos te iremos hablando de piezas, utilidades, gestos que pueden ayudarte a mejorar tu espacio de forma saludable y productos que pueden ser interesantes.

No olvides dejarnos tus comentarios y compartir si te ha parecido interesante.

¡¡Hasta pronto!!

 

Artículo de Joana Presas